Six Sigma: un método para mejorar los procesos de la organización

En un ambiente organizacional competitivo uno de los principales objetivos de toda organización es mejorar el rendimiento de sus procesos en todos sus niveles jerárquicos. Lo cual se puede realizar de muchas maneras, mediante controles de calidad, estudios internos de la organización durante periodos prolongados de tiempo, la fijación de estándares a cumplir, entre otras opciones. Una de ellas es el método de las seis S Sigma (Six Sigma), método de optimización del rendimiento.

El método Sigma surgió inicialmente como un método de control de calidad en el ambiente industrial, este se basa en una serie de criterios tanto estadísticos como empíricos y se centra principalmente en el uso de herramientas estadísticas para monitorear las distintas variables que entran en juego en cada proceso de la organización y gestionar su mejoramiento.

Si bien el método Sigma fue pensado inicialmente para compañías de producción de insumos, su metodología puede ser aplicada para el mejoramiento de la calidad de los procedimientos de organizaciones que siguen otra línea de acciones, esto priorizando en el análisis y control de variables. A continuación se expondrá la metodología, la cual consta de cinco fases:

Fase de definición

En esta fase se identifica el proceso o acción que se desea abordar mediante la metodología. Para la correcta definición del proceso se evalúa como ha sido el mismo históricamente, se plantean las áreas de oportunidad que se espera alcanzar y se selecciona al equipo que lo mejorará.

Fase de medición

Durante esta etapa se identifican los requisitos que el proceso seleccionado necesita para alcanzar su máximo aprovechamiento y las variables que impiden su cumplimiento. Esta fase se caracteriza principalmente por la recolección y almacenamiento de información. Como se mencionó anteriormente, por su origen, esta metodología utiliza generalmente datos estadísticos, sin embargo dependiendo de la organización y el proceso que se desee analizar se pueden utilizar herramientas de recolección de información cualitativa.

Fase de análisis

Luego de la identificación de las variables que entran en juego en el proceso y la recolección de información, se procede a analizarla, junto con los datos históricos que se obtuvieron en la primera fase. Es aquí donde se confirman o rechazan las hipótesis y se determinan cuáles son las variables clave en las que se necesita trabajar.

Fase de mejora

En la penúltima fase, una vez determinada la relación causa-efecto entre las variables que se encuentran presentes y el resultado, y definido los posibles resultados que se lograrían introduciendo nuevas variables, se comienza la implementación de los cambios necesarios para alcanzarlos.

Fase de control

Tal y como lo indica su nombre, la fase final consiste en la creación de herramientas de control para los cambios implementados en el proceso.

Si desea ahondar más en la temática del método de las seis S de Sigma, puede consultar el siguiente enlace.