Somos el Centro de la Universidad de Costa Rica para el fortalecimiento de las organizaciones de la administración pública, de la economía social y sin fines de lucro, mediante la investigación, la gestión del conocimiento, la consultoría/asesoría y la educación continua.
El sistema específico de valoración de riesgos institucional y el modelo de gestión en el sector público
imagen ilustrativa sobre SEVRI

Foto de shutterstock

*Por Rafael A. Fallas

En el sector público costarricense, el tema de Administración Integral del Riesgo (AIR) se introduce como parte esencial y necesaria del modelo de gestión pública con el artículo 14 –en concordancia con los artículos 18 y 19– de la Ley General de Control Interno Nº8292 (LGCI), la cual indica que todo ente u órgano debe contar con un Sistema Específico de Valoración del Riesgo Institucional (SEVRI) que le permita identificar sus riesgos y adoptar métodos para analizar y tratar su nivel residual de riesgo no aceptable[1].

En atención a las responsabilidades que le asigna esa Ley; la Contraloría General de la República (CGR) emitió las directrices generales que sirven de base para el establecimiento y funcionamiento del SEVRI (D-3-2005-CO-DFOE), las cuales concuerdan y plantean las mejores prácticas internacionales en la materia y se sustentan en normativa actualizada de carácter universal como el informe COSO-ERM[2] sobre gestión de riesgos corporativos.

Dichas directrices, más que requisitos que las instituciones deben cumplir, constituyen una guía paso a paso para establecer y poner en funcionamiento una gestión y valoración de riesgos operativos acorde a las necesidades institucionales. Lo que permite contar con información relevante para la toma de decisiones y contribuir al cumplimiento de los objetivos de la organización.

La aplicación de esta normativa emitida por la CGR se ha hecho en forma gradual y programada, y a esta altura (año 2017), se espera que esté debidamente implementada en todas las entidades y órganos públicos. Por lo anterior, el avance en las diferentes instituciones debe evaluarse con un enfoque integral y sin perder de vista que la valoración del riesgo constituye un medio para el logro de los objetivos institucionales, más que un fin en sí mismo.

Los responsables directos del establecimiento y el funcionamiento del SEVRI son en primera instancia, los Jerarcas (Juntas Directivas, Ministros, Consejos, etc.) y los titulares subordinados (Gerencias, Directores y Jefaturas); por ello, es fundamental la rendición de cuentas de estos, en relación con dicho sistema, en función de la continuidad del esfuerzo dedicado, el compromiso asumido y el grado en que se han involucrado de forma directa en su establecimiento y funcionamiento.

Para que esa rendición de cuentas por parte de los jerarcas llegue a materializarse, la CGR cuenta con el apoyo de las respectivas auditorías internas, en cuyos planes de trabajo deben contemplarse las acciones de auditoría basadas en riesgos y orientadas a controlar el cumplimiento de las disposiciones de la LGCI.

Lecciones aprendidas para su implementación

Como parte de las principales lecciones obtenidas del proceso de implementación del SEVRI en el sector público costarricense, es importante destacar la importancia del apoyo y compromiso de los jerarcas institucionales durante este proceso de gestión. El establecimiento y funcionamiento del modelo de valoración del riesgo, depende en gran medida de su apoyo, liderazgo, motivación e iniciativa.

Igualmente es importante destacar, desde mi experiencia, que un proceso de instauración del SEVRI bien encauzado permite el fortalecimiento de los valores institucionales y promueve el compromiso, al involucrar a todos los funcionarios, lo cual redunda en instituciones más motivadas para cumplir con su mandato.

Asimismo, del proceso se ha podido evidenciar una mejora gradual en el empleo de los recursos para la consecución de los objetivos, así como en el cumplimiento de la misión institucional.

Del proceso de implementación del SEVRI, también es posible desprender la importancia del establecimiento de redes interinstitucionales que sirvan para promover la difusión de buenas prácticas en materia de gestión del riesgo y el enriquecimiento de las experiencias particulares, con lo cual los distintos componentes del Sistema de Control Interno se fortalezcan y se promueva su correcta implementación en estos próximos años.

Valoración del Riesgo y Gobierno Corporativo

Estos aportes dan cuenta que las instituciones costarricenses han reconocido la importancia de la valoración del riesgo como herramienta para promover un buen gobierno corporativo y alcanzar los objetivos institucionales. Esto se ha traducido en esfuerzos coordinados de la administración activa, las auditorías internas y la Contraloría General de la República, orientados fundamentalmente al establecimiento de sistemas de gestión que buscan una mayor efectividad en el logro de los fines encomendados.

Tales esfuerzos han empezado a rendir frutos, pero es necesario que dichos actores avancen en el seguimiento, aplicación y refuerzo de esta temática y de otras igualmente relevantes, como el establecimiento de las mejores prácticas de Gobierno Corporativo (GC). Ese sigue siendo uno de los grandes retos para la Administración Pública, a cuya superación todos tenemos la obligación y el compromiso de contribuir.

En línea con lo anterior, es que el Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública de la UCR ha desarrollado un programa especializado en la gestión de riesgos en la función pública, con el objeto de brindar a los profesionales de las instituciones públicas y del país las herramientas necesarias para que desarrollen e implementen prácticas internacionales en control y tratamiento de riesgos, y contribuyan a la consecución de objetivos institucionales bajo las condiciones de un entorno caracterizado por los cambios constantes.

 

[1] Nivel de riesgo que la institución está dispuesta y en capacidad de retener para cumplir con sus objetivos, sin incurrir en costos, ni efectos adversos, excesivos en relación con sus beneficios esperados o ser incompatible con las expectativas de los sujetos interesados.

[2] Constituye la referencia estándar internacional para definir y enmarcar el control interno y que se ha convertido en la principal base para las reglas, regulaciones y leyes existentes, incluyendo la Ley General de Control Interno No. 8292.


MBGR. Rafael A. Fallas posee más de 10 años de experiencia profesional en el sector público. Ha impartido cientos de capacitaciones a profesionales de organizaciones como CPCECR, UCR, UNA, CICAP, CBEF y otras universidades, con el objeto de establecer un buen Gobierno Corporativo, Sistema de Control Interno (SCI) y la Administración Integral de Riesgos (AIR), así como capacitación en el Riesgo de Fraude y Riesgo de LC/FT.

Fue director de Riesgos Operativos en una institución pública del sistema financiero nacional, director de Cumplimiento (Riesgo LC/FT) en dos empresas privadas y cuenta con certificación en la implementación de la Administración Integral de Riesgos por INCOLDA-CESA de Colombia. Conferencista internacional con COPADES, FELADE y VHG Consulting, MIAMI, USA. Certificado por la Contraloría General de la República de Costa Rica como facilitador en la implementación eficaz del SEVRI. Ha conferido asesorías y consultorías a decenas de instituciones del sector público y privado para establecer y fortalecer el GC, AIR, SCI, SEVRI, VGROp, y VRLC/FT. Es Licenciado en Administración de Empresas, Máster en Economía, Banca y Gestión de Riesgos de la UCR.