Somos el Centro de la Universidad de Costa Rica para el fortalecimiento de las organizaciones de la administración pública, de la economía social y sin fines de lucro, mediante la investigación, la gestión del conocimiento, la consultoría/asesoría y la educación continua.
“El SINART no puede seguir estructurado como hace 40 años cuando la comunicación pasaba por otros procesos”

Pablo cárdenas, director del SINART

 

En el mes de septiembre el Sistema Nacional de Radio y Televisión (SINART) y el Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública (CICAP), de la Universidad de Costa Rica, iniciaron un proceso para el fortalecimiento del SINART con el objetivo de cambiar la forma en que la institución ha desarrollado su producción radial y televisiva en las últimas décadas. Algunos de los objetivos son la implementación de herramientas para una gestión basada en procesos y el establecimiento de una nueva estructura organizacional y política salarial.

El Director del SINART, Pablo Cárdenas, expuso las razones por las cuales iniciaron este proceso y los resultados que esperan obtener luego del desarrollo de todas las etapas que abarca el proyecto.

¿Por qué surge la necesidad del proyecto de reestructuración?

Al iniciar nuestra gestión entendimos que se requería repensar cómo la organización se enfrentaba a las transformaciones del mundo de la comunicación, y el SINART no puede seguir estructurado como hace 40 años cuando la comunicación pasaba por otros procesos y productos.

¿Cuáles rezagos desean superar?

Hace dos años y medio no había un plan estratégico, no había un plan operativo y no se había desarrollado una gestión por procesos para poder entregar determinados servicios a la población, sino que se pensaba el SINART de acuerdo a un organigrama, e incluso, había varias versiones de ese organigrama. Es decir, no se había reflexionado sobre la estructura de la organización y sobre la forma de entregarle los servicios a la gente.

¿Qué beneficio tendrán los televidentes y radio escuchas con estos cambios?

Esperamos que esta reestructuración nos permita ofrecer con menos desgaste y mayor eficiencia los servicios que el SINART está llamado a entregarle a la población de acuerdo a su ley. Eso debería repercutir en contenidos de más calidad, con mayor participación de las audiencias y que tengan una calidad transmedia, es decir que se desarrollen en diferentes medios; considerando que el SINART es un sistema de medios. La gente, sin saberlo, deberá apreciarlo en la calidad de los contenidos en el futuro.

¿Qué otras oportunidades han identificado durante este proceso?

Ser del sector público es una ventaja que tal vez no ha sido aprovechada, por ejemplo en materia de financiamiento, pero desde luego, este proceso de diseño de planificación estratégica, en el que nos ha acompañado el CICAP, nos ha hecho ver que también es fundamental pensar en una reforma a la estructura normativa que le da vida al SINART, para darle mayor estabilidad financiera y mayor independencia política.

Tomando en consideración que cada cuatro años hay un relevo en la administración, ¿cómo podrán mantener los cambios que realicen ahora?

El anclaje de los contenidos son las audiencias, cuando tienes un contenido que es apreciado por la gente no es tan sencillo retirarlo. No se puede retirar de programación aquello que tiene una función para una determinada audiencia. Nosotros hemos retirado de programación, solamente en el canal, 17 programas que se hacían de forma regular, y por ninguno de ellos ha habido un reclamo de audiencias que le hiciera a uno pensárselo dos veces, en ningún caso. Eso lo que te dice es que hay un vínculo muy débil. Ya no jugaban una función. Si logramos colocar contenidos que sí lo hagan, el día de mañana cualquier otra autoridad o funcionario que esté en posición de tomar una decisión así, tiene que considerar que hay una audiencia que reclama ese contenido.

¿Qué cambios se vienen en el SINART?

Estamos apuntando a contenidos más atrevidos, programas que la gente no hubiera esperado en canal 13 o en radio nacional, que rompan esa imagen de que es un medio gubernamental para hacerle propaganda al gobierno de turno, en el que solamente están los amigos del gobierno, y que ahí solamente son personas sentadas alrededor de un florero conversando durante una hora. Todas esas percepciones que la gente tiene, de que son medios de comunicación avejentados, anclados a formatos muy superados desde hace ya décadas. Tenemos que atacar eso para que esa percepción cambie y los niveles de recepción de audiencias y seguimiento de nuestros contenidos sean mayores.