Se desarrollan estándares para profesionalización de fútbol tico
Rodolfo Martínez, Coordinador del Programa de Competencias Laborales, en sesión de trabajo con los jugadores de la UCR.

Luego de 25 años desde que el fútbol costarricense se abrió paso en la escena del fútbol mundial en Italia 90, la calidad del fútbol nacional y la participación de delegaciones nacionales en competencias internacionales ha sido inestable; el rendimiento se pone en manos del entrenador del momento y se le pide a la suerte que no esté con los adversarios.

Para repetir de manera sostenida experiencias como las de las selecciones Sub-17 y Mayor en los mundiales de Chile 2015 y Brasil 2014, e insertar a un mayor número de jugadores en el mercado internacional de fútbol, el CICAP se encuentra desarrollando una serie de estándares de calidad necesarios para formar y reclutar jugadores que desean dedicarse profesionalmente al fútbol en nuestro país.

El proyecto forma parte del Plan Nacional de Competencias Laborales, del Programa del Competencias Laborales del CICAP, y tiene como objetivo definir el perfil físico, técnico, psicológico y administrativo que deben poseer los futbolistas que integran las selecciones nacionales de fútbol Sub-15 y Sub-17; lo que permitiría a mediano y largo plazo una mayor profesionalización del fútbol costarricense.

“Se pretende dar orden a la estructura de jóvenes talentos, para que haya una sistematización de proyecto país; y queremos partir desde la Universidad de Costa Rica. Las preguntas que nos guían son cómo se logra el mérito, cómo se alcanza, cómo hacer para que se alcance en muchos equipos. Queremos facilitar los procesos para que otras generaciones no sufran lo mismo”, indicó Rodolfo Martínez, investigador y Coordinador del Programa de Competencias Laborales de CICAP.

Según Martínez, los estándares de competencia laboral son desarrollados en conjunto con representantes sectoriales y expertos, que definen las funciones ocupacionales de mayor impacto en la eficiencia y eficacia en el capital humano. Reflejan las buenas prácticas y se convierten en un referente para acortar la curva de aprendizaje y fortalecer la productividad en los procesos de reclutamiento.

Desde el inicio del proyecto, investigadores y expertos trabajaron con el equipo de fútbol de la Universidad de Costa Rica para delimitar los factores e indicadores que debían ser incorporados en la evaluación. “A futuro, los resultados del proyecto facilitarían que la Federación posea un instrumento estándar que sea utilizado por los clubes de primera y segunda división para que sepan que requieren”, señaló José Gabriel Vargas, jugador de la UCR.

Actualmente la liga costarricense de fútbol tiene un valor de ¢31 mil millones, ¢11 mil millones menos que a inicios del 2015, y está por debajo de países suramericanos como Perú y Chile, a pesar de ser la más reconocida de Centroamérica a nivel internacional. En ella participan 21 equipos, 12 de ellos de primera división, con alrededor de 500 jugadores inscritos; de los cuales sólo un 8% de futbolistas son extranjeros, y unos pocos tienen la suerte de viajar fuera del país.