Carismático, liberal, autoritario: ¿Qué tipo de líder desea ser?
tipo de líder

Foto: Shutterstock

Un buen líder constituye uno de los elementos fundamentales para el desarrollo y fortalecimiento de los equipos de trabajo dentro de las organizaciones. Su presencia permite que los colaboradores se sientan identificados con el grupo, procurando un ambiente de satisfacción laboral-personal y facilitando el alcance de objetivos, por lo que es importante plantearse una meta sobre el tipo de líder que se desea ser.

El liderazgo es entendido como la capacidad que tiene una persona para tomar la iniciativa, motivar, guiar y evaluar un equipo de cualquier naturaleza. En el plano laboral, se ve reflejado en la dirección que toma la organización a nivel general, por departamentos o divisiones, o bien en proyectos específicos.

Tomando lo anterior como punto de partida, el liderazgo se asume como una interacción continua entre los miembros de un grupo, donde uno de los integrantes toma partida y orienta a los demás. En este sentido es importante destacar que el tipo de líder en que se convierten las personas varía de acuerdo a las responsabilidades o tareas asignadas a cada líder.

De acuerdo con John Schermerhorn, investigador estadounidense en temas de administración y liderazgo, hay dos formas primarias de liderar, de manera formal o informal. La primera hace referencia a aquel que asumen las personas designadas dentro de la organización para dirigir a un grupo, que por lo general representan figuras de autoridad para los demás miembros. Por otro lado, el  liderazgo informal es un rol que toman aquellas personas con cierto grado de influencia sobre los demás y que poseen habilidades de liderazgo espontáneas.

A partir de estas dos grandes divisiones, se desprenden varios tipos de liderazgo que con frecuencia se encuentran y conjugan en las organizaciones, los mismo fueron establecidos por Robbins y Coulte, científicos sociales que también se han interesado por el tema del liderazgo en las organizaciones.

Líder Autoritario

Esta forma de liderar se destaca porque su cabeza establece las reglas, las impone y supervisa que las mismas sean acatadas y puestas en práctica sin ninguna objeción o cuestionamiento.

Por otro lado, la toma las decisiones está únicamente a su cargo y presenta mucha dificultad para delegar funciones a los demás miembros del grupo, esto debido a su escasa confianza en las demás personas. Su estrategia para motivar e incentivar al equipo a obtener mejores resultados, se basa en resaltar los principales errores que cometieron y sus consecuencias dentro de la organización.

Líder participativo

Este tipo de líder reconoce las fortalezas de cada miembro del grupo para luego delegar las funciones, esto le permite que cada miembro trabaje de forma autónoma sin perder de vista los objetivos grupales. De esta manera comparte el control y las decisiones se realizan en conjunto. Otro de los aspectos que le caracterizan es la confianza que tiene en su equipo la cual es transmitida por medio de sus acciones. Por último, la retroalimentación le resulta fundamental, por lo que su equipo de trabajo se mantiene en constantes procesos de mejora que los motiva a seguir adelante para conseguir los objetivos y brinda reconocimiento al esfuerzo tanto individual como colectivo.

Líder liberal

Para el guía liberal es muy importante que cada persona se desarrolle dentro del grupo de manera independiente, su función radica en facilitar las herramientas básicas para la ejecución del plan y permitir al grupo tomar las decisiones pertinentes. Este estilo de liderar al grupo promueve la confianza y la comunicación asertiva, preparándoles para la resolución de conflictos ante la ausencia del líder o guía. Por otro lado, la motivación en este caso es interna y se deriva de las acciones individuales y colectivas.

Líder situacional

Este es un tipo de líder mucho menos estructurado y más espontáneo, el líder orienta al grupo de acuerdo a la situación que enfrenten. Así mismo, analiza las características del grupo y establece si requieren o no de algún tipo de acompañamiento o supervisión de su parte; de esta manera otorga o no la confianza necesaria para que el grupo alcance los objetivos planteados.

Líder Carismático

Se caracteriza por tener buenas relaciones con los colaboradores y su principal capacidad es la de empatía, este líder logra ponerse en el lugar de sus compañeros para entender y atender las necesidades grupales e individuales. Utiliza la motivación constante como herramienta fundamental para cumplir las metas propuestas y sus compañeros confían en su forma de trabajar. Por sus características, mantiene una escucha activa en todo momento y está atento a las oportunidades de mejora para el equipo, por lo que la toma de decisiones siempre se realiza de forma conjunta.

Partiendo de lo anterior, es importante señalar que los líderes tienen una gran influencia dentro de la organización y por ende, sus acciones y manera de operar determinan en gran medida la cultura organizacional, que responde a los valores, esquema de creencias, reglas y aspectos conductuales que identifican a la organización.

Por ende, un líder exitoso comprende la influencia de sus acciones dentro de los grupos, teniendo plena consciencia de sí mismo, de su equipo, de la organización y del entorno. Aunado a esto, debe prevalecer la capacidad de análisis en cada situación particular y así establecer su accionar, adecuándolo según sea la necesidad de la organización.

Por último, no se debe perder de vista que el liderazgo es además una habilidad que se debe desarrollar en los colaboradores, con el fin de promover mayor compromiso de los mismos con la organización y contribuir con el crecimiento personal y profesional de los sujetos, donde se les otorgue la confianza necesaria para poder desempeñarse como tales.

Sobre este tema, el periódico El Financiero publicó hace poco los resultados de un estudio realizado por Linked-In en el que se expone el costo de no desarrollar el liderazgo entre los colaboradores de las organizaciones.