Principios para entender y desarrollar la conducta asertiva

asertividad en el trabajo

Es común escuchar que la asertividad es una de las habilidades fundamentales que deben tener los colaboradores dentro de una organización, pero ¿qué es la asertividad y cómo ponerla en práctica?

Dentro de las concepciones teóricas de la asertividad, algunos autores la han definido desde diferentes aristas como una conducta que permite actuar por intereses y que forma parte de la libertad emocional de las personas.

Partiendo de las anteriores nociones, en general la asertividad la conforman un conjunto de habilidades que se ponen en práctica en aquellas situaciones donde se requiere manejar conductas poco razonables con otros.

Es además una habilidad social que permite entre otras cosas, un buen clima organizacional y comienza a cobrar importancia, en tanto es una forma objetiva de evaluación de múltiples competencias laborales. De esta manera, se considera que a mayor complejidad de las tareas o funciones de un puesto específico, mayor asertividad se debe tener.

Aquellas personas que logran desarrollar dicha habilidad, logran una comunicación interpersonal y social, que les permite transmitir opiniones, posturas, creencias y sentimiento personales, sin alterar la integridad del otro, esto se conoce como  respuestas asertivas y se destacan las siguientes:

  • Rechazar una petición.
  • Solicitar ayuda.
  • Sugerir un cambio de conducta.
  • Estar en desacuerdo con una posición.
  • Hacer una crítica constructiva.
  • Recibir críticas.
  • Destacar las cualidades de otros.
  • Mantener una escucha activa.

Por otro lado, algunas de las técnicas que permiten desarrollar la asertividad son:

  • Aceptación negativa: esta técnica consiste en aceptar lo errores y faltas, sin necesidad de pedir disculpas, ya que consiste en un proceso de elaboración interna.
  • Aceptación positiva: consiste en la aceptación de la retroalimentación positiva, pero sin perder de vista los aspectos a mejorar y las metas por alcanzar
  • Interrogación: internalizar aquellos aspectos que le angustian o generan duda y plantear las posibles soluciones.
  • Escucha activa: escuche de manera atenta los comentarios que los demás hacen sobre usted y conviértalos en oportunidades de mejora.

Por último, se debe tomar en cuenta que la cultura es un factor que influye de manera determinante en la construcción de la conducta asertiva, de este modo el grado de asertividad de una persona va a depender de aquellos comportamientos socialmente aprendidos. Por lo tanto, no se debe perder de vista que cada situación, se tornará como elemento detonante o inhibidor de la conducta asertiva, de acuerdo a las experiencias de vida de los sujetos que la enfrentan.

Puede ampliar este tema, ingresando al siguiente enlace .