Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública
Organización. ¿Tradicionalista o moderna?

Elaborado por: Manuel Morales Navarro. Instructor asociado CICAP-UCR

Organización ¿tradicionalista o moderna?

Los cambios en el mundo laboral demandan organizaciones modernas capaces de desarrollar nuevas y efectivas formas de funcionar, trabajar, relacionarnos, tomar decisiones efectivas y mejorar integralmente. Aunque parezca increíble, hay Organizaciones Públicas que operan sin haber comprendido esta realidad.

La Organización Pública como parte del estado, es una organización de todos (as) y constituye un sistema complejo de personas, valores, principios, relaciones, estructuras, procesos, recursos, reglas, servicios y procedimientos para desarrollar funciones fundamentales de valor público.

El contexto organizacional actual de la Administración Pública tanto interno como externo está atravesando un periodo de cambios significativos que provocan necesidades de adaptar normas, políticas, cultura a factores de tiempo, competitividad, tecnología, funcionalidad que hacen más relevante la modernización organizacional para dar respuesta a esta realidad.

La modernización organizacional de la Administración Pública   es un primer gran desafío relevante que provoca, desaprender, aprender, replantearse sus estructuras, funcionalidad y gestión.

Han surgido múltiples modelos y propuestas para abordar este primer desafío y algunas coinciden en aspectos como: un nuevo estilo de organización, más plana, flexible y ágil, alineada en torno a un propósito común y en la que la colaboración es la norma.

En nuestra experiencia, un primer paso, que brinda dirección al abordaje del desafío, responde a la pregunta: ¿Es la organización, tradicionalista o moderna?

La organización tradicionalista, es indiferente y apática al cambio e innovación, se caracteriza por la imposición y el control, es lo radicalmente opuesto a la modernización. No estudia el pasado, sino que lo reconstruye, moldeándolo hasta hacerlo encajar en sus prejuicios de cómo debería haber sido, y no de cómo fue. Construye planes programas, acciones y dilapidan presupuestos que ocasionan fracasos y desperdicio de recursos.

 

La organización moderna, está organizada para la innovación, el cambio y los resultados, se caracteriza por la negociación, actualización y autocontrol en un clima de trabajo saludable. Enfatiza en el potencial de las personas, la participación, colaboración, especialización del saber, ser y hacer. Procura un enfoque multifocal de la realidad, con sentido estratégico y sistémico.

La siguiente tabla muestra algunas de las principales diferencias entre la organización tradicionalista y la moderna, desde la perspectiva de la gestión pública, que facilitará responder al principal desafío, analizar elementos clave y trazar un plan para trazar un plan de modernización.

Instrucciones: Ofrezca su impresión de las características de la organización en que labora, señale qué tan cerca está la organización de las palabras o frases anotadas.

La columna de la izquierda contiene características de la organización tradicionalista y la columna de la derecha de la organización moderna.

Una vez realizada la instrucción, individual o colectivamente, se puede hacer una retroalimentación analizando entre otras cosas: coincidencias, características que son más necesarias abordar para ayudar a avanzar hacia la modernización, ideas o acciones para impulsar los cambios.

Todas y todos tenemos mucho que ganar ayudando a dar el salto a la modernización de la organización: confianza, calidad, comunicación, salud, resultados sobresalientes, liderazgo, crecimiento integral y mucho valor público son algunos de los innumerables beneficios.

No hacerlo, alimentara más: la incertidumbre, poca o ninguna eficiencia, clima de trabajo tóxicos, errores, inseguridad, liderazgos autoritarios, improvisación, desorden y mucha censura, critica y desaprobación de la Administración Pública.


Manuel Morales Navarro es instructor asociado del CICAP-UCR con 30 años de experiencia en el diseño, conducción y gestión de procesos de formación y capacitación de personal, sector público y privado, enfocadas a diversos sectores: operativos, profesionales y gerenciales, con temáticas en: liderazgo, equipos de trabajo, formación de formadores, comunicación, gestión de la capacitación y otros.