Ocho pasos para implementar políticas de innovación social a nivel regional

Paco Prieto*

La innovación social forma parte de un modo de entender el desarrollo territorial a través de las capacidades y recursos que se poseen. La innovación social debería formar parte de manera habitual de las políticas generales de innovación como pudimos ver, en otro artículo, con el caso de la Unión Europea, Finlandia o País Vasco.

Algunas regiones se han aproximado de un modo tímido a la innovación social a través de proyectos o de experiencias singulares y atomizadas. La diferencia radica en aquellos territorios y países que sí comprenden e incorporan la innovación social como parte de la innovación en su conjunto. Como generadora de riqueza y de cambios en la sociedad. El sector privado es un actor natural de la innovación. Pero el sector público también ha sido muy activo a través de “innovaciones silenciosas” que habitualmente se acompañan de escasos ejercicios de comunicación y con una orientación más de puertas hacia adentro.

La innovación social es diferente. Mira hacia el exterior, es de puertas hacia fuera del sector público. Así, basándonos en la Guía de Innovación Social de la UE podemos establecer 8 grandes pasos prácticos y necesarios para fortalecer la implementación en políticas regionales.

1.- Desarrollar una estrategia y un plan de acción para la innovación social que está vinculada a la estrategia de especialización inteligente de la región.

2.- La capacidad de la innovación social de un territorio se crea y se fortalece apoyando a nuevas organizaciones y adaptando las existentes. Es decir, se recomienda apoyar a organismos independientes del tercer sector para la innovación social, así como la creación de unidades específicas dentro del sector público.

3.- Entrenar, formar y acompañar a entidades del tercer sector y unidades del sector público a trabajar colaborativamente mediante metodologías ágiles. Fomentar el pensamiento creativo y el design thinking aplicado a la definición de servicios públicos para identificar problemas, soluciones y modelos financieros.

4.- Innovar en los sistemas de contratación y procesos normativos para potenciar la contratación pública que fortalezca el mercado de la innovación social y el fomento de la colaboración intersectorial.

5.- Incubar, apoyar e impulsar a los innovadores sociales para que desarrollen sus emprendimientos sociales a través de medidas de apoyo a empresas y startups. Igualmente son necesarias medidas que incentiven la innovación social dentro de empresas ya consolidadas.

6.- Invertir en nuevos modelos de financiación para cada etapa del proceso de innovación y, específicamente, para la financiación de los pilotos, las implementaciones y ampliación. Explorar cómo los nuevos instrumentos financieros podrían apoyar los enfoques basados ​​en los resultados de la innovación social.

7.- Generar modelos, sistemas y entidades especializadas en la medición de los resultados de la innovación social,  haciendo hincapié en la evaluación comparativa y la comparación de las políticas y los proyectos existentes respecto a las propuestas.

8.- Promover el intercambio y el aprendizaje sobre los enfoques de la innovación social entre diferentes instituciones, regiones y países.

Lecturas recomendadas:


Paco Prieto es consultor internacional especializado en política de sociedad de la información e innovación social. Certificado en metodologías como Lego Serious Play, Pensamiento Creativo para la Solución de Problemas y Design Thinking. Escribe habitualmente en su blog “La Servilleta”. 

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/pacoprieto