Somos el Centro de la Universidad de Costa Rica para el fortalecimiento de las organizaciones de la administración pública, de la economía social y sin fines de lucro, mediante la investigación, la gestión del conocimiento, la consultoría/asesoría y la educación continua.
La resiliencia: el secreto de las personas exitosas
La resiliencia: el secreto de las personas exitosas.

Foto: Freepik

En 1914, un incendio en West Orange en New Jersey, destruyó casi en su totalidad la planta del inventor Thomas Edison, a lo que le inventor dijo: “aunque tenga 67 años, voy a empezar de nuevo” logró reconstruir todo sin siquiera despedir un solo empleado.

La resiliencia es la capacidad del ser humano de hacer frente a las adversidades de la vida, aplicado a cualquier ámbito de la misma, la que llamamos la fuerza emocional. Es la capacidad no sólo de resistir, sino también de rehacerse.

Las personas resilientes pueden alcanzar un alto grado de éxito general en el ambiente profesional, ya que su crecimiento y proceso de aprendizaje va mucho más allá de frases motivacionales. Esto puede significar transformar una realidad avasallante, en un área de oportunidad, sobreponiéndose a los obstáculos de manera poco comprensible para el espectador, e incluso vivir situaciones estresantes y traumatizantes sin ser realmente afectados emocionalmente por ellas.

Solía pensarse que la resiliencia era una característica innata, pero con el paso del tiempo, se ha hecho más evidente que, contrario a esto, se trata de una habilidad que puede aprenderse y desarrollarse.

Las claves para su desarrollo

Uno de los requisitos fundamentales es el autoconocimiento, la consciencia plena y realista de nuestros alcances. Así sabremos cómo utilizar una nueva experiencia adquirida en los momentos de mayor dificultad, analizando las diferentes situaciones de la vida con objetividad, pero siempre con optimismo, considerándolas como simplemente etapas de algo más grande.

También es importante rodearse de personas positivas, demasiado pesimismo alrededor llega inevitablemente a contagiarnos de ese estado mental, la persona resiliente lo sabe y lo evita, las personas positivas son un excelente método de apoyo en los momentos más difíciles.

Esto va de la mano con la capacidad de mantener el humor y reírse de sus “desgracias”, la angustia nos puede llegar a bloquear, manteniendo la calma y la buena actitud, se facilita la búsqueda de soluciones, tomando siempre con entusiasmo cada adversidad como una oportunidad de aprendizaje y crecimiento.

Estas y otras características, al alcance de cualquier persona, son la llave para convertir las adversidades en áreas de oportunidad, tanto en la vida personal como en la vida profesional. Por ejemplo, una persona resiliente no se queja o lamenta demasiado por no haber obtenido un ascenso, tomará la situación como un aprendizaje, con una actitud de introspección, y sabrá que debe mejorar para la siguiente oportunidad.

Por supuesto, el hecho de saber aceptar de buena forma las situaciones de la vida, no implica renunciar a las metas, implica saber que el obstáculo es parte del camino y parte del proceso de maduración necesaria para saber evitar de forma saludable, las circunstancias adversas en el futuro.

Esta característica viene siempre muy arraigada con la creatividad, cuando las personas resilientes se enfrentan a cambios drásticos en las circunstancias, no tratan de volver al estado anterior (lo cual no suele ser posible o práctico) si no que se adaptan rápidamente y voltean la situación a su favor.

La perseverancia y la capacidad de lucha está presente siempre en la vida de una persona resiliente, el estrés laboral, un cliente difícil, un desacuerdo con el jefe o con compañeros no hará que se detenga en sus propósitos, por el contrario tendrá más fuerza y entusiasmo para superarlo.

Otras características a tener en cuenta son, no guardar rencores, no proyectar culpas en otras personas y tomar acciones sobre las culpas propias, aprender de cada cosa vivida y tomar el control de los sucesos que están en nuestras manos.

En retrospectiva, lo importante es el proceso mental con el que se lidie con las cosas que van sucediendo, en cada historia de éxito hay una persona resiliente que no se rindió.