Flexibilidad cognitiva: Atreviéndose a cuestionar el conocimiento adquirido

Imagen que ilustra la flexibilidad cognitiva

En el mercado laboral la experiencia es un elemento fundamental que las organizaciones buscan en sus colaboradores, sin embargo, el conocimiento que se tiene en el momento de ingresar en una organización no es suficiente para mantener a los colaboradores en un nivel competitivo.

Es tomando esto en cuenta que las organizaciones buscan colaboradores que posean la habilidad de la flexibilidad cognitiva. Esta se ha estudiado tradicionalmente en personas menores de edad, no obstante, actualmente también se aplica en el ámbito laboral.

Se le puede definir como la habilidad para adquirir nuevos conocimientos utilizando como base la experiencia previa que se posee. A esta definición se le suma la capacidad de abstracción de los conocimientos, es decir, que todo conocimiento, tanto previo como recién adquirido puede ser tomado, cuestionado, replanteado y anudado a otros conocimientos para crear nuevo conocimiento y encontrar soluciones creativas y más eficaces a los problemas que se presentan día a día. En otras palabras es la capacidad de modificar y adaptar el conocimiento para afrontar las distintas situaciones que se presenten.

Esta capacidad influye en distintos ámbitos del esquema organizacional, desde el reclutamiento de personal, recursos humanos, coordinación de proyectos y equipos de trabajo, hasta la toma de decisiones y el liderazgo organizacional.

El desarrollo y mejoramiento de la flexibilidad cognitiva es un proceso que comienza con el cuestionamiento del propio conocimiento frente a diversas situaciones, y por ende puede desarrollarse de distintas maneras de acuerdo a cada individuo, a continuación se plantean cuatro puntos que se consideran fundamentales a tomar en consideración:

  • La habilidad de adaptarse a un ambiente siempre cambiante. Esto en tanto las distintas situaciones que se presentan día a día pueden exceder el conocimiento adquirido previamente, por lo cual la adaptación a ese ambiente y la búsqueda de soluciones serán indispensable para el cuestionamiento, replanteamiento y creación del conocimiento.
  • El concentrarse en el asunto o finalidad que se busca. Esto se puede dificultar cuando se maneja una variedad de conocimientos y conceptos y aún más cuando se desarrolla nuevo conocimiento, lo cual puede llevar a perder de vista el objetivo que se tenía en primer lugar.
  • Encontrarse dispuesto a intentar nuevas maneras de abordar las situaciones que se presentan y nuevos métodos creativos y experimentales, esto pese a que exista resistencia al cambio.
  • La habilidad para expresar y plantear los nuevos métodos, ideas y enfoques formulados a otros colaboradores. Esto con el objetivo de poder lograr un cambio a nivel organizacional y no solo a nivel personal.

Si bien el estudio de la flexibilidad cognitiva se ha orientado principalmente hacia el aprendizaje en personas menores de edad, su reciente incorporación en el campo laboral ha permitido observar una variedad de áreas para su aplicación.