Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública
El conflicto laboral como parte de la cultura organizacional: causas y soluciones

 

Las relaciones laborales implican tener una serie de interacciones entre colaboradores y líderes de la organización donde trabajamos, así como vínculos con otras organizaciones que están relacionadas con nuestro quehacer. Estas interrelaciones se desarrollan en diferentes escalas, puede ser entre pares, (colaborador-colaborador o líder-líder), colaboradores y líderes.

Es a raíz de estos constantes procesos de interacción, que los conflictos se vuelven parte de la dinámica laboral. Aunque se pueden abordar de manera adecuada, éstos son inevitables, y en alguna medida son parte importante de la vida laboral, pues permiten replantear diversos aspectos que giran en torno a ella.

Los conflictos laborales tienen dos orígenes principales; los individuales se caracterizan por desarrollarse entre un colaborador y alguno de sus jefes, y por lo general afectan algún área del trabajo de las personas. Por otro lado, para que exista un conflicto grupal, es necesario un grupo de colaboradores que manifiesten su inconformidad y que esta les afecte a todos de la misma manera.

Art Bell y Brett Hard, científicos de la Universidad de Florida describieron en el año 2002 las causas más comunes para el desarrollo de conflictos dentro de las organizaciones, entre ellas están:

Conflicto por solicitud o carencias de recursos

Por lo general, los colaboradores demandan el uso de recursos materiales, capacitaciones o equipo avanzado para poder realizar sus funciones tal y como la organización lo solicita. De no ser así, las expectativas que tiene el líder así como el colaborador sobre su desempeño se ven insatisfechas y surge el conflicto.

Conflicto por diversidad de estilos de trabajo

En este caso, el conflicto surge por la diferencia en las formas de operar, algunos trabajan con un estilo más ordenado que otros o hay quienes requieren un nivel alto de supervisión y seguimiento, mientras que otros prefieren el trabajo autónomo pero siguiendo lineamientos. Estas diferencias generan roces por tiempos de entrega, capacidad de análisis, o afinidad de estilo con el líder. En este caso es muy importante que los líderes logren identificar las fortalezas de cada uno de los miembros de su equipo, para que puedan trabajar en función de éstas y se aminoren las posibilidades de roces o conflictos.

Conflicto por alcance de metas

Como se ha abordado en anteriores ocasiones, el alcance  de metas es uno de los principales estímulos para motivar a los colaboradores, sin embargo si se aborda desde la competencia puede generar conflictos y un ambiente laboral tenso. En este sentido, la fijación de metas debe ser clara y evitar choques entre quienes desean alcanzarlas, por medio de procesos de comunicación fluidos, donde cada colaborador conozca su objetivo.

Conflicto laboral por diferencia de valores

Cada colaborador tiene su propio esquema de valores con los cuales estable su ética y moral alineados al ejercicio de sus funciones, sin embargo, en ocasiones pueden existir roces con los valores de la organización. En este sentido los investigadores mencionan que “la ética profesional de cada persona debe ser respetada, y la única solución para evitar este tipo de problemas es hacer un buen ejercicio a la hora de seleccionar el personal, teniendo en cuenta la alineación de valores empleado-organización”. Por otro lado, siguiendo la línea de pensamiento del respeto, las diferencias en valores no deberían ser causa de conflictos.

Conflicto laboral por intereses

Este tipo de conflictos por lo general son de naturaleza colectiva, y están directamente relacionados con la separación de intereses de ambas partes, lo cual llega a traducirse en disputas recurrentes. Los colaboradores y los líderes deben trabajar juntos para resolver las diferencias que acarrean este tema, donde las inclinaciones hacia una vertiente u otra sean reducidas o eliminadas.

Ahora bien, teniendo en cuenta las principales causales que desencadenan conflictos laborales, es importante que al enfrentar alguna situación similar, cada persona evalúe el conflicto y siga alguna o varias de las siguientes recomendaciones para su adecuado abordaje:

  • Haga uso de la inteligencia emocional: Es importante que ante un evento de este tipo, el colaborador pueda generar un proceso de autorregulación emocional de forma espontánea y evite caer en provocaciones, realizando un breve análisis de las pérdidas o ganancias que podría traerle en su vida personal y laboral involucrarse en el conflicto.
  • Mantener una escucha activa: aún y cuando su posición ante el conflicto sea clara y no quiera ser partícipe del mismo, debe mostrar una postura de escucha que le permita ampliar su propio panorama de la situación. Prestar atención a lo que los demás tienen que decir, emite un mensaje de respeto por lo que el otro tiene que decir, lo cual es clave para solucionar cualquier conflicto.
  • Proponga soluciones: lo más importante para poner fin al conflicto, es buscar opciones de mejora, de lo contrario, quienes están involucrados son gran parte del problema y la brecha aumentará de manera significativa.
  • Utilice estrategias: que garanticen un adecuado seguimiento a cada caso particular, ya sea por medio de la facilitación (uno de los involucrados plantea el problema central, metas y soluciones), mediación o conciliación (una persona guía a las partes del conflicto en el proceso y media para encontrar una solución que favorezca a ambos), indagación de los hechos (método para aclarar el origen del problema buscando opciones objetivas para su solución) y negociación (las partes involucradas cooperan y su fin último es la solución del altercado, pasando éste a segundo plano).

Es natural que en las organizaciones existan conflictos, incluso que muchas veces las personas los eviten y no externen sus molestias para no generarlos. Sin embargo, para mantener un ambiente laboral agradable, es importante analizar y “poner en palabras” qué es lo que molesta del otro, establecer la mejor estrategia para confrontarlo y evitar roces constantes sobre un mismo tema.


Si desea capacitarse en resolución de conflictos en la UCR, ofrecemos un curso para su actualización profesional.