Clima organizacional: Su relevancia y aspectos importantes para mejorarlo

16221350382_3575106d5f_b - Copy

En artículos anteriores se han expuesto una serie de habilidades suaves, sus características y los medios o puntos desde los que estas se pueden mejorar. Además se ha expuesto cómo el utilizar estas habilidades en ámbito laboral permite a los individuos realizar una serie de procesos adaptativos según las condiciones de su lugar de trabajo. ¿Cuáles son estas condiciones? y ¿En qué medida la organización tiene control sobre estas?, es lo que dilucidaremos hoy.

Primeramente se debe tomar en cuenta que en la organización existen dos factores que condicionarán la experiencia y las interacciones de los empleados. El primero es el clima organizacional, este comprende una serie de componentes cuyo entendimiento ofrece una visión  global de la organización como un todo. Algunos de estos componentes son el ambiente físico (espacio físico inmediato en el cual se llevan a cabo las labores), las características estructurales y jerárquicas de la organización, el ambiente social (el espacio de interacción) y el comportamiento organizacional (compuesto por factores como la productividad y la satisfacción laboral.), entre otros.

El segundo factor, la cultura organizacional se ve fuertemente influido y a su vez contenido por el clima organizacional. La cultura organizacional abarca aspectos tales como la identidad de los miembros, la tolerancia al riesgo (referido a la toma de decisiones proactiva), la tolerancia al conflicto constructivo (utilizado de manera positiva para fomentar la competencia y la eficiencia), el enfoque general de la organización, entre otros.

La importancia del clima organizacional se deriva de que existe una correlación directa entre un buen clima laboral y un buen desempeño tanto de los colaboradores, como de la empresa en general. Esto debido a que favorece la creatividad, la confianza y la proactividad de los empleados (Trujillo, 2008).

Existen una serie de puntos clave que se pueden reforzar con el objetivo de mejorar el clima laboral, algunos de estos son:

  • Comunicación: el mantener canales claros de comunicación propicia el sentimiento de pertenencia y la claridad de las funciones propias y metas de la organización.
  • Relación con el jefe inmediato: crear relaciones armoniosas con el superior inmediato permite mayor grado de delegación, confianza y creatividad.
  • Planes de desarrollo: ofrecer posibilidades de capacitación o crecimiento, así como retroalimentación a los colaboradores fomenta un sentimiento de estabilidad, así como evita el sentimiento de estancamiento.
  • Ambiente físico: mantener un ambiente físico óptimo para que el colaborador realice sus tareas.
  • Riesgos: proporcionar al colaborador seguridad en el ambiente de trabajo, tanto física como emocional.
  • Motivación en el puesto de trabajo: implementar un plan de prestaciones, reconocimientos y recompensas, esto mantendrá la motivación del colaborador en su puesto, lo cual se traduce en un buen desempeño.

Para mayor información acerca del clima y la cultura organizacional se invita a utilizar como referencia el siguiente enlace.

Adicionalmente si posee el interés por evaluar el clima organizacional de la institución a la cual pertenece, se puede utilizar el instrumento “Cuestionario del Clima Organizacional”, el cual fue desarrollado por Marcela Trujillo y se puede encontrar en el apartado de metodología de su trabajo de Maestría, accesible en el siguiente enlace.