Instituciones se capacitan en métodos de evaluación de impacto de la formación en sector público

Los países andinos despliegan enormes esfuerzos para capacitar a sus servidores públicos con el objetivo de mejorar la gestión pública. Sin embargo, las autoridades carecen de políticas y herramientas que les permitan saber en qué medida las actividades de capacitación realmente impactan en el desempeño de los servidores y, por ende, en la calidad de los servicios brindados por el Estado.

Implementar un proceso de evaluación de impacto en los programas de capacitación contribuiría a orientar mejor las capacitaciones de acuerdo a las necesidades de los servidores, alinearlas con los objetivos institucionales de las autoridades públicas y formular estrategias para el desarrollo de capacidades con un enfoque estratégico a mediano plazo.

En este contexto, se realiza en Lima del lunes 3 al viernes 7 de agosto el seminario – taller “Evaluación de impacto de la capacitación en el sector público”, organizado por el Proyecto CADESAN, Fortalecimiento de Capacidades para la Descentralización en los Países Andinos, financiado por la cooperación alemana e implementado por la GIZ.

El evento académico reúne a servidores públicos de Bolivia y Perú, contrapartes de CADESAN, con el objetivo de actualizar sus conocimientos sobre los conceptos, enfoques, herramientas y buenas prácticas de evaluación de impacto de la formación y capacitación en el sector público.

El taller es facilitado por dos expertos del Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública (CICAP) de la Universidad de Costa Rica. Durante esta semana de capacitación intensa, las y los participantes discutirán, reflexionarán y analizarán la relevancia y pertinencia de los diferentes modelos y diseños de evaluación para sus programas específicos.

En un siguiente paso se elaborarán hojas de ruta para su implementación piloto. La evaluación de los cursos de capacitación generará evidencias para tomar decisiones en un proceso de mejora continua y  contribuirán a la implementación de una cultura de evaluación y de apuesta por la calidad en las instituciones públicas.