6 comportamientos y herramientas necesarias para el aprendizaje organizacional

aprendizaje-organizacional

.

El aprendizaje generalmente se aborda desde la perspectiva individual y se puede definir como el proceso en el que se adquieren y asimilan los elementos necesarios para el desempeño como ser social, en sus distintas aéreas y quehaceres. Sin embargo, los recursos obtenidos e implementados por medio del aprendizaje grupal resultan sumamente enriquecedores, en especial para las organizaciones.

El proceso de aprendizaje a nivel organizacional se puede comprender como el cambio en el comportamiento organizacional en torno a la integración de conocimientos, habilidades y actitudes con el fin de conseguir mejoras. Esto implica tomar el conocimiento como insumo para crear nuevo conocimiento.

Es desde el aprendizaje organizacional que Senge (1992) plantea el concepto de organización inteligente, la cual, es aquella en la que los colaboradores poseen y cultivan nuevos y expansivos patrones de pensamiento. Esto le permite a la organización adaptarse a los cambios, pero a su vez construye capacidades para enfrentar situaciones futuras.

El aprendizaje organizacional se puede dividir en cuatro fases. La primera fase es la identificación de la información. Seguidamente se procede a la fase de intercambio y difusión del conocimiento al nivel colectivo, esto con el fin de divulgar y homogeneizar el mismo dentro de la organización. La tercera fase consiste en incorporar los conocimientos adquiridos, a los que se poseen previamente, ampliando los esquemas de conocimiento y propiciando nuevos descubrimientos. Por último, se procede a pasar del conocimiento a la praxis, implementando por medio de distintas técnicas y políticas organizacionales, el conocimiento adquirido.

Tejedor y Aguirre (1998) proponen una serie de comportamientos y herramientas necesarias para el aprendizaje organizacional, estas son:

  • Actitud proactiva en las personas, con la cual asumen el protagonismo en su desarrollo y en la creación del futuro, tomando acciones anticipadas y buscando el mejoramiento de una situación futura.
  • La habilidad para cuestionar los supuestos o modelos mentales que están detrás de nuestras formas de pensar y de hacer las cosas, como clave para eliminar el conocimiento obsoleto y abrirse a otras posibilidades.
  • El desarrollo de la creatividad en todos los niveles de la organización y la práctica de la experimentación, imprescindibles para generar nuevos conocimientos a nivel externo.
  • Capacidad de trabajo en equipo, es uno de los ejes fundamentales del aprendizaje organizacional.
  • Capacidad de aprender de la experiencia a todos los niveles.
  • La generación de una memoria organizacional, que permita al conjunto de personas compartir las experiencias de la institución e ir consolidando una historia común de la cual aprender. Convertir el conocimiento explícito en conocimiento implícito para las personas.

Para ahondar más en la temática del aprendizaje organizacional acceda al siguiente enlace.