Somos el Centro de la Universidad de Costa Rica para el fortalecimiento de las organizaciones de la administración pública, de la economía social y sin fines de lucro, mediante la investigación, la gestión del conocimiento, la consultoría/asesoría y la educación continua.
3 herramientas grupales para el desarrollo del pensamiento creativo

herramientas pensamiento creativo

“… el arte de dar una nueva mirada a los viejos conocimientos. Todas las personas nacemos con un determinado potencial para la actividad creativa.” Así define la creatividad Jhon Arnold, profesor de la carrera de Diseño Industrial de la Universidad de Stanford de Estados Unidos ¿Cómo se puede explorar ese potencial para modificar la realidad y brindar alternativas innovadoras a situaciones específicas? En este artículo abordaremos algunas opciones.

Antes de empezar a explorar herramientas, aquellas personas que se animen a desarrollar su lado creativo y ponerlo en práctica, deben estar conscientes de que todo proceso creativo requiere ampliar sus capacidades para romper con los esquemas ya establecidos, y brindar una nueva forma de mirar el objeto que se desea crear o modificar.

Dentro de los espacios de trabajo, existen herramientas que permiten explorar la creatividad de cada colaborador y facilitar el desarrollo ideas que aporten al crecimiento de la organización. Algunas de ellas se detallan a continuación.

Los seis sombreros para pensar

Es un método que se ha utilizado en diferentes espacios para trabajar la creatividad y sobre todo la espontaneidad. Constituye una de las herramientas más sencillas, pero con la cual se obtienen resultados concretos.

Se presentará el tema central que se desea abordar; crear o mejorar un servicio, solucionar un problema, entre otros. La técnica consiste en que cada uno de los colaboradores participantes en la sesión deben ponerse un sombrero, los cuales están identificados con diferente color para indicar que cumplen funciones distintas.  Cada color representa un personaje o forma de abordar el problema, por lo que la persona debe asumir un rol según el color de sombrero que le ha correspondido.

Los que se coloquen los sombreros blancos intentarán resolver el problema de manera práctica, los que posean sombreros rojos lo abordarán desde la esfera de los sentimientos tratando de ser empáticos y colocarse en el lugar del otro para entender con mayor detalle la situación. Quienes porten los sombreros negros identificarán los problemas o riesgos que se pueden enfrentar al seleccionar determinado camino. Por su parte, los amarillos apuntaran al razonamiento lógico de la situación, buscando una salida positiva. En el caso de los que porten sombrero verde, su función está centrada en poner alternativas y soluciones factibles y sostenibles en el tiempo. En cuanto a los representantes del color azul, se encargarán de marcar las responsabilidades que cada parte debe asumir para lograr lo planeado.

Al utilizar esta herramienta, es importante intentar resolver el problema en cuestión de manera creativa sin juzgar ni ofender el criterio de los participantes, pues muchas veces se podrían decir cosas que parecen absurdas, pero estas desencadenan otras ideas que podrían ser de utilidad.

Provocación y desplazamiento

Durante el proceso creativo surgen ideas que parecen estar desviadas porque nacen por accidente o error, pero por medio de esta técnica, se permite al colaborador sugerir dicha propuesta creativa, ya que el objetivo principal de conocerla no es saber si es correcta o no, sino desplazarse y avanzar en el proceso, agregando y descartando opciones para conseguir el objetivo final, teniendo como premisa fundamental que ninguna idea es mala y que nada se pierde, solo se transforma.

Por tanto, si algún colaborador aporta una idea que pareciera estar fuera de lugar, no se desecha del todo, sino que se separan las ideas viables y no viables, con el fin de visualizar al final del proceso, las ventajas y desventajas de cada una de las propuestas y aquellas que no se tomen en cuenta, sirven como referente para futuras sesiones.

Lluvia de ideas tradicional vs. Lluvia de ideas automatizada

La lluvia de ideas es uno de los métodos más utilizados al momento de crear algo nuevo, sin embargo, su metodología no resulta la más adecuada para la generación de nuevas ideas, puesto que los participantes pasan por largos períodos de tiempo en un mismo lugar, intentando generar ideas, y la base fundamental para que esto suceda es la espontaneidad.

Ante esta necesidad, surgen aplicaciones como Candor, que permite trabajar en las fases del proceso creativo en dos momentos distintos. Primero de manera individual en la fase de generación de ideas y luego durante la sesión grupal, en la cual se realiza una fase de evaluación de las ideas para discutir y votar por los mejor aportes presentados por los colaboradores.

Una de las características principales de esta aplicación, es que las ideas se pueden presentar de forma anónima, evitando así los clásicos problemas que acarrea la lluvia de ideas tradicional. Complementario a esta herramienta, esta Coogle, otra aplicación con que se pueden esquematizar las ideas y organizarlas según sea el objetivo que se pretende alcanzar.

Trabajo Individual para el pensamiento creativo

Ahora bien, el descubrimiento de las facetas creativas de cada sujeto requiere también de un trabajo individual, el cual le facilitará las sesiones en equipo para proponer nuevas ideas y transformarlas en acciones concretas, por lo que resulta importante practicar algunos hábitos como:

  • Mantener la curiosidad e interés por conocer nuevos temas.
  • Dedicar un momento del día para realizar ejercicios que exploten la creatividad, como colorear, finalizar laberintos, dibujar a mano alzada u otras actividades lúdicas.
  • Visitar lugares nuevos, lo cual no implica salir del país.
  • Andar siempre una libreta donde apuntar las ideas, pues éstas por lo general surgen de manera espontánea.

Con base en las herramientas antes mencionadas, se debe procurar generar una cultura organizacional orientada a la exploración de la creatividad, por lo que es fundamental contar con un personal motivado, con objetivos y metas claras, donde se reconozcan sus aportes individuales y colectivos, y que sean realmente puestos en acción, de este modo por medio de la creatividad, los colaboradores se convierten en agentes de cambio dentro de la organización.

Puede ampliar este tema en nuestros artículos Creatividad: creando soluciones innovadoras y ¿Cómo desarrollar la confianza creativa?